Volver al sitio

Kafka y la muñeca perdida

LA PERSISTENCIA DE LA PÉRDIDA.

· DUELO,pérdidas personales,Pérdida

LRI Oscar Ramírez

Franz Kafka, según cuenta la historia, se encontró con una niña en el parque donde caminaba todos los días. Ella estaba llorando. Había perdido su muñeca y estaba desolada.

Kafka se ofreció a ayudarla a buscar la muñeca y acordó encontrarse con ella al día siguiente en el mismo lugar. Incapaz de encontrar la muñeca, compuso una carta de la muñeca y se la leyó cuando se volvieron a encontrar:

“Por favor no me llores, me fui de viaje para ver el mundo. Te escribiré sobre mis aventuras ”. Este fue el comienzo de muchas cartas. Cuando él y la niña se volvieron a encontrar él leyó en esas cartas cuidadosamente escritas, las aventuras imaginadas de la querida muñeca. La niña se sintió consolada.

Cuando las reuniones llegaron a su fin, Kafka le regaló una muñeca. Obviamente se veía diferente de la muñeca original. Una carta adjunta explicaba: "mis viajes me han cambiado ..."

Muchos años después, la niña ahora adulta encontró una carta metida en una grieta desapercibida en la querida muñeca de reemplazo. En resumen, decía: "cada cosa que amas, eventualmente la perderás, pero al final, el amor volverá de una forma diferente".

Para mí hay dos lecciones sabias en esta historia: el dolor y la pérdida son omnipresentes incluso para un niño pequeño. Y el camino hacia la curación es buscar cómo el amor regresa de otra forma.

Creo que hay ventajas en ver el dolor como omnipresente, una parte ineludible del ser humano. El dolor abarca mucho más que la pérdida de un ser querido, aunque esa es quizás su manifestación más profunda. La pérdida de la muñeca en la historia es devastadora para la niña. Esto es lo que mueve a Kafka a crear las maravillosas historias de viajes y aventuras. Él percibió la profundidad de su dolor. Se informa que dedicó tanto tiempo y cuidado a crear estas cartas para la niña como lo hizo en otros escritos.

Mantener la perspectiva de la universalidad de la pérdida, nos ayuda con la vergüenza y la soledad. Hay una profunda reacción de dolor ante el divorcio o los hijos que se van de casa o la pérdida de un embarazo muy deseado, pérdidas de capacidades físicas, el desempleo, o la jubilación, o tener que enfrentar las limitaciones de nuestros hijos, el envejecimiento, la pérdida de salud; si es algo que comparto con mis semejantes, en ese momento estoy menos solo. Y no tengo que avergonzarme de sentirme como lo hago. El aislamiento es parte del legado de la vergüenza.

¿Y el amor regresando, en una forma diferente? Creo que fueron las cartas de Kafka las que fueron el verdadero regalo del amor, y lo que finalmente fue curativo para la niña fue la relación que era el bálsamo. Alguien se preocupó lo suficiente por su dolor como para escribir sus encantadoras historias de las aventuras de la muñeca perdida. Un gran escritor sin duda.

¿Cuán curativo es mantener esta convicción de que el amor volverá? Creo que es nuestro trabajo reconocerlo en su nueva forma.

Todos los artículos
×

Ya está casi listo...

Te enviamos un correo. ¡Por favor haz clic en el enlace del correo para confirmar tu suscripción!

Aceptar